Pasa

La muerte pasa 
A veces llana a veces plena
Siempre pasa y no se sabe
Recorre las plazas y la calle

Y le ladran los perros
Pero ella no ceja su paso
A veces raudo, a veces laso…
Pasa la muerte en el ocaso

De madrugada o a medio día
Y le ladran los perros
La sienten ajena y fría
Pero ella no cede su encargo

Y siempre continúa de largo
Hasta encontrarse por quien venía

Extracto del libro “El aro de bronce”
Por Carlos Di Paulo Zozaya

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.