Comprador de sonrisas

Sentado en un restaurante, esperando el servicio, una mesera me tomó la orden de manera muy seria, casi severa.

-¿Cuánto cuestan las sonrisas?, porque no están en el menú- le pregunté

Dicho esto, ella se sonrojó y me sonrió de manera tal, que me hizo olvidar el hambre que tenía.

Quise platicar con ella, pero con un ademán me cortó las alas y eso hizo que mi hambre retornara.

Al finalizar mi platillo, la mesera regresó a limpiar mi mesa. Su sonrisa no había desaparecido.

Ello me dio antojo de postre… y se lo dije, le conté todo lo que me causaba esa sonrisa.

Ella me miró con ojos de sorpresa y al pedir la cuenta los números en ella no cuadraban.

Le pregunté sobre eso y me respondió con disimulada sensualidad extendiendo un papel que traía en la mano:

-Ésta es la cuenta… lo otro figúralo tú, comprador de sonrisas…- Me hizo un guiño y se retiró con el dinero

 

©Carlos di Paulo Zozaya

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s