Odas de amor y pasión

Los recuerdos son parte esencial del vivir.  Vivimos para recordar y cuando llega el momento, recordamos para vivir. No siempre los recuerdos son gratos, hay momentos grabados en nuestra memoria que lejos de sentir placer, nos duelen; nos duelen porque amamos, sentimos pasión por nuestros actos, más cuando en ello añadimos amor.

Vivir, respirar, movernos, actuar, sentir, llorar, amar… Todo ello parte de la vida, parte de nuestras remembranzas, parte de lo que somos.

Yo soy hoy, gracias a lo que fui ayer, por lo tanto, todo lo que pueda sentir de mi pasado es muy apreciado por mí, ya sea amor, pasión o dolor, que prefiero dejar dormido, aunque de cuando en cuando, salta de repente para hacerse patente en las situaciones menos esperadas.

De la pasión y amor, encontraré las palabras para describir un sentir muy despierto, comenzando tal y cual recordaría las cosas en caso de querer hacerlo.

La pasión y el erotismo son parte esencial de nosotros. Estos elementos añaden la sal y pimienta a la receta de la vida. La velocidad de la cocción, depende directamente de la llama que la enciende cada día.

Ésta llama prendida, se activa indudablemente por nuestros instintos primarios, el combustible necesario del deseo sexual, solo que el llevar a cabo este acto, con el único propósito de preservar la especie, sería mucho muy blanco y negro, le llamaría “el daltonismo de las relaciones entre un hombre y una mujer”

Los colores en cambio, con sus diferentes tonalidades y matices, aceleran el ritmo cardíaco y las pupilas se dilatan, todos los sentidos se alertan con la fluidez de la sangre recorriendo todo el cuerpo, simplemente por entrar en contacto con el ser que es objeto de nuestros sueños.

El erotismo provoca, llama y empuja a los impulsos humanos por entablar relaciones sexuales. Propicia los elementos para actuar las fantasías y construye el entorno sobre el cual la mente, como guionista fiel ya ha descrito el escenario y puesto en escena a los actores; solo se requiere de un roce con la punta de los dedos, para comenzar la mágica danza de la cama, las sábanas y la habitación, aunque hay quienes no requieran de tales aditamentos para fundirse en esta colorida llama del deseo. El mundo es adecuado para la pasión, ill amour.

Libro “Odas de Amor y Pasión” ©Carlos Rene di Paulo Zozaya

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s